Caram S.R.L. El tradicional acopiador de algodón argentino y proveedor de industrias textiles, con una estructura moderna y eficiente. Operando en todas las regiones productoras de algodón con una logística coordinada con la totalidad de las desmotadoras en operación.

A través de esta página le brindamos un servicio más al productor, una fuente de información del clima, precios, mercados, oportunidades de negocios, y novedades agronómicas, como ser variedades, control de plagas, técnicas de cultivo, etc. Esperamos les sea útil.

Galeria de Fotos

Artículos y otros informes

INFORME 1RA QUINCENA DE ABRIL 2016

Habiendo transcurrido 14 días del mes de abril, y con la cosecha prácticamente generalizada en toda el área algodonera, nos encontramos con que el mal tiempo impide cosechar desde principios de mes en Santiago del Estero y desde el día 6 en Chaco, y por lo tanto el algodón está abierto en planta y en muchos casos deteriorando su calidad.

Los pronósticos no son muy alentadores ya que se esperan nuevas lluvias luego del próximo fin de semana, cosa que esperamos no ocurra.

Calculo que la cosecha no está mucho más allá del 10% en él área central y por lo tanto hay mucho por delante aún.

Con respecto a los rendimientos de los cultivos reiteramos lo descripto anteriormente: cultivos en buen estado y otros muy afectados, con rendimientos que van de 1200 a 2000 kg por ha en siembras convencionales y cosecha picker, y de 2 a 3000 Kg en stripper, con lo que estimamos que el rendimiento de fibra rondará los 500 kg promedio a nivel país.

Los precios del algodón se han mantenido para las buenas calidades. En cambio resulta muy difícil vender fibra de calidad D1/2 para abajo. Puedo apreciar en esta semana una inquietud en la industria ante la dilación que trajo el mal tiempo al ingreso de fibra nueva, lo que hace que se cierren operaciones que venían en una negociación sin fin.

Los productores, cualquiera sea su tamaño, no van a ceder mucho ante los intentos de bajar precios de la industria. El costo de producción se ha incrementado en términos reales ante la presencia del Picudo del Algodonero, un costo alto y adicional, y las altas tasas de interés obligan a cargar al precio de la fibra una compensación en caso de que el comprador necesite plazo para el pago.

Sabemos que hay una baja en la demanda de productos textiles, que esperamos se revierta en unos meses, pero no están los productores en condiciones de compensar este problema. El mercado dirá.

Esperemos que mejore el tiempo, se pueda cosechar, que las calidades no hayan sido mayormente afectadas y que la comercialización sea normal. Hasta el momento soy optimista al menos en los aspectos agroclimáticos.

 

Carlos A. Caram

14 de mayo del 2016

INICIO DE LA COSECHA 2016

Se está iniciando la cosecha de algodón 2016 y estimamos que hacia fines de marzo estará con un ritmo sostenido. Al momento estimamos que no pasa del 5% del área sembrada.

Luego de pasar los duros calores de enero y febrero, con lluvias esquivas y no generalizadas, es difícil (aún estando en la zona núcleo algodonera) predecir cuál será el volumen a cosechar, pero el estado general de los cultivos lo califico “regular”, teniendo en cuenta que la mayoría de los lotes que prometían una gran cosecha hasta principios de enero terminaron derramando la carga de bochas chicas y reteniendo sólo algunas, con la consecuente disminución en los rendimientos esperados. Cuando hablo de zona núcleo me refiero al límite entre Santiago del Estero y Chaco en toda su extensión y extendiéndose de Este a Oeste en una franja que iría de Las Breñas hasta Quimilí con epicentro en Gancedo.

El estado de los cultivos va desde situaciones extremas, donde la planta derramó toda su carga, hasta lotes que están en muy buen estado, a los que les tocó la suerte de recibir lluvias semanales durante todo el período. La mayoría se encuentra en el punto medio: una carga que puede rondar los 1500-1800 kg. de algodón en bruto en surcos convencionales y 2000 Kg en surcos estrechos. El algodón tiene la capacidad de rebrotar rápidamente, florecer y fructificar de nuevo, y compensar esas bochas perdidas en el caso que el derrame hubiera sido casi total, y eso es lo que está ocurriendo luego de las lluvias que se iniciaron con mejor frecuencia a fines de febrero. Eso podría darnos un volumen de fibra importante a ser cosechado tardíamente (julio-agosto), siempre y cuando tengamos un clima benévolo y sin heladas hasta fines de mayo, que permita formar, desarrollar y madurar al algodón.

Destaco el excelente estado de los cultivos en las zonas de riego, y en especial en La Banda – , Fernández, donde hay unas 25.000 has y se espera un rendimiento y calidad muy buenos.

También ha comenzado el desmote en contadas desmotadoras, y los principales compradores están recibiendo ya fluidamente algodón en bruto allí. Los precios rondan los $ 5.700.- + IVA la tonelada en desmotadora para un algodón C ½ con 33% de rendimiento, precio atractivo al momento de decidir si hacer fibra o vender el algodón en bruto. Esto ha hecho que la poca producción que está saliendo se concentre en dichas empresas desmotadoras.

En síntesis una campaña difícil, para los productores, la cadena comercial y los consumidores, y esperemos que pasen unas semanas y se generalice la cosecha para saber qué fibra tenemos y cuánta. Hoy, está todo por verse.

Carlos Caram

16 de marzo de 2016

ALGODÓN ARGENTINO: RETRACCIÓN EN LA VENTA POR ESPECTATIVAS PREELECTORALES

Faltando 2 semanas para el balotaje electoral en Argentina se observa una retracción en el volumen de negocios de fibra, tanto para el mercado interno como para la exportación.
Son variados los razonamientos que llevan al productor a tomar esta decisión, pero estimamos que la situación no puede extenderse mucho en el tiempo por los siguientes motivos:
– La expectativa de siembra se mantiene e incluso somos algo más optimistas que en nuestro anterior informe. Hubo un cambio en ese sentido luego de las elecciones generales del 25/10/2015, donde quedó evidenciado que quien gobierne a partir de diciembre deberá mejorar de alguna manera la rentabilidad de la producción primaria. Hay una mayor demanda de semilla para siembra en estos momentos, lo que alienta la idea de que la caída en el área sembrada en Chaco no sería estrepitosa, situándose no muy lejos de las 200 mil hectáreas.
– Los 2 candidatos a presidir la Argentina han prometido la eliminación de las retenciones a las exportaciones de las economías regionales, donde el algodón está gravado con un 5%, y uno de ellos también promete una mejora en el tipo de cambio que lleve a un mercado cambiario único, factores que incidirán directamente en el precio de la fibra en 2015.
– La industria, salvo contados casos, se encuentra a pleno, y si bien tiene stock, no es suficiente para empalmar con la oferta de fibra de la cosecha 2016, por lo que deberá dar por descontado un aumento en los precios para lograr destrabar las ventas, liberando así el importante stock en manos de productores.
– En cuanto a la exportación también se puede dar por descontado un ajuste de precios ya que si bien se cierran los negocios en Dólares hoy, no se está obligado a liquidar las divisas que ingresen en pago del negocio hasta los 90 días, con lo que estamos hablando de la posibilidad de fijar cambio en febrero próximo, cuando seguramente ya estará mucho más claro el rumbo de la política económica del nuevo gobierno.

Por lo tanto, con una actividad normal por parte de la industria y una demanda permanente de los compradores externos, podemos decir que esta situación no es más que momentánea dado el ritmo de la actividad.
No es más que una de tantas oscilaciones que tiene cualquier actividad en Argentina, donde los cambios siguen siendo bruscos e impredecibles, situación que esperamos algún día cambie.

Carlos, 07 de noviembre de 2015

PERSPECTIVAS PARA LA CAMPAÑA 2015/2016

Sin duda la campaña 2014/2015 ha marcado un punto de inflexión para el cultivo de algodón en Argentina. De aquí en más sólo sembrarán los productores con buena tecnología, buenos campos, y dentro de un esquema de rotaciones que permita convivir con el picudo del algodonero. En segundo lugar, se profundizó en este año el rechazo por parte de la industria a adquirir fibra con contaminación vegetal, en especial fibras de tallo de algodón (corteza). Esto hace que se desdoble el mercado entre una fibra con corteza y una fibra sin corteza, aunque tengan el mismo grado y los mismos parámetros hilanderos. También el estancamiento de los precios sumado al aumento de los costos de los principales insumos, ha determinado que sólo con altos rendimientos, cuidado en los costos y estrategia comercial se pueden lograr márgenes aceptables de ganancia.
Históricamente el promedio nacional de rendimiento del cultivo ha sido de aproximadamente 400 kgs. de fibra por Ha., cifra que hoy quizás cubra la mitad del costo total en campos arrendados, por lo que la eficiencia en la utilización de recursos será esencial para la supervivencia del algodón.
Con esta realidad también cambian los actores de toda la cadena y el tamaño de las explotaciones. Y cambia la geografía del cultivo.
Sin duda las zonas que se han visto más afectadas fueron el sudoeste del Chaco y el noroeste de Santa Fe. Ya en años anteriores el picudo desplazó al cultivo del centro de la provincia del Chaco hacia el sudoeste. Ahora el insecto ha demostrado su agresividad en la gran Cuenca algodonera que tiene como epicentro a Villa Ángela, afectando gravemente a los productores que han sido mayormente impermeables a toda la prédica que distintas instituciones públicas y privadas vienen desarrollando desde hace 15 años sobre la llegada de la plaga y las medidas de prevención y monitoreo necesarias para dilatar el ataque y controlarlo de la manera más económica posible. En cuanto al noroeste de Santa Fe, el ataque ha sido sorpresivo y violento. Dadas las inundaciones del período anterior muchos campos quedaron sin cosechar y con el cultivo en pie, lo que posibilitó el rápido avance hacia el sur. De esta forma los productores se encontraron con un temprano y fuerte ataque en campos que ni siquiera estaban monitoreados ya que se consideraba zona libre de picudo hasta 2013/14. Poco se pudo hacer con la plaga ya instalada y en plena reproducción ya con los primeros botones florales, por lo que los cultivos, en muchos casos, fueron abandonados antes que enfrentar múltiples tratamientos con incierto resultado.
Surge de esta manera como mejor opción para implantar el cultivo la zona norte del límite Chaco-Santiago, la zona de Secano de Santiago del Estero y la zona de riego con el eje La Banda- Fernández. Ayuda también a la difusión del cultivo en estas zonas la mala rentabilidad de la soja y el maíz, tradicionales componentes de la rotación que mejores resultados ha arrojado en la región, y que a su vez son excelentes cultivos antecesores del algodón.
Por lo tanto prevemos una disminución de la siembra en Chaco, dada por la intención de aplicar el mejor paquete tecnológico, lo que lleva a concentrar el trabajo en áreas que aunque sean menores serán mejor trabajadas en busca de altos rendimientos. Otro factor es la situación económica de los productores, con una economía mucho más débil que años anteriores y mucho menos acceso al crédito genuino y normal, dado el alto grado de incumplimiento que ha habido este año. Dicha disminución se espera que reduzca el área algodonera a unas 220.000 has en Chaco como máximo y siendo optimistas.
Santiago del Estero se presenta con otra perspectiva. A criterio de quien suscribe esta nota, esta Provincia puede tener un aumento del área con lo que podría llegar a unas 150/160.000 has. Hay un problema en la zona de riego, donde la producción se nutre de muchos productores con escasa tecnificación, que ante la llegada del picudo no podrán afrontar su control.
Destaco que ha habido allí errores imperdonables, que han permitido que miles de toneladas de algodón en bruto provenientes de esta zona viajen para ser desmotadas en Chaco, ingresando a Gral. Pinedo y hasta Pcia, Roque Saenz Peña, sin ningún tipo de medidas sanitarias de precaución con los camiones, que volvieron a cargar en origen sin una mínima fumigación que ayude a que no lleven picudos desde zonas afectadas.
Con respecto al norte de Santa Fe, consideramos que puede ocurrir algo similar a lo que suceda en Chaco: concentración en superficies que permitan un manejo adecuado del cultivo, donde la intensificación de los controles y las labores pueden atentar contra la superficie sembrada, pero seguramente mejorando los rendimientos unitarios. Estimamos que el área de dicha provincia puede situarse entre las 70-80.000 has.
Punto aparte para las provincias de San Luis y Salta donde no hay aún presencia de picudo y seguramente mantendrán o tendrán un leve crecimiento en el área sembrada, y Formosa, donde el algodón sigue siendo un cultivo social, con participación de cosecha manual y comercialización estatal.
En resumen: estimamos que en 2015 se sembrará menos algodón en Argentina, estimo un 10%, se trabajará mucho mejor en control de plagas, regulación del cultivo, cosecha y desmote, y en definitiva como consecuencia esperamos una producción de fibra para 2016 similar a la de la campaña 2014/2015, aclarando que la presente nota se está escribiendo a mediados de septiembre del 2015 cuando aún no se ha sembrado, y va a llegar a los lectores seguramente en diciembre, cuando ya se conozcan datos reales.
Además quedan por delante eventos climáticos impredecibles y definiciones políticas y económicas no menos impredecibles que sin duda influirán en los números expuestos.

CC

(Nota escrita para la revista anual de la Cámara Algodonera Argentina)

Ingrese su cuenta

 

Foto Satelital